Aprender es mucho más que adquirir conocimientos: Aprender es crecer también en integridad. Cada una de las historias en las que se basa nuestro método trabaja valores universales que deben ser inculcados desde la infancia. Valores como la amistad, el compañerismo, la generosidad, la solidaridad o la conciencia ecológica acompañan los cuentos y las actividades de E&K. De nada servirá ayudar a los niños a desarrollar un gran talento si éste no se emplea con la debida bondad.

Los valores son esenciales para un sano desarrollo de los niños, son reglas de conducta y actitudes según las cuales nos comportamos y que están de acuerdo con aquello que consideramos correcto. Al nacer, los niños no son ni buenos ni malos. Con la ayuda de sus padres, educadores y de los que conviven con ellos, aprenderán aquello que está bien y aquello que está mal decir, hacer, actuar y vivir.

La importancia de los valores radica en que favorecen el desarrollo de hábitos sociales necesarios para la convivencia, la cooperación y, lo más importante, son una ayuda para la atención a la diversidad.

En definitiva, sientan las bases para una educación cívica y moral, y permiten la obtención de una educación integral.

“Educar no es dar carrera para vivir sino templar el alma para las dificultades de la vida”.
Pitágoras